Las paredes de piedra de la Casa Rural La Vega esconden tres habitaciones y tres baños, uno de ellos con bañera de hidromasaje. Una cocina totalmente equipada para que disfrutes de las delicias gastronómicas que te ofrece esta tierra extremeña. Y si fuera hace frío, pues mejor, porque así podrás encender la chimenea de leña y deleitarte viendo como arden los troncos de encina, con una taza de chocolate caliente en la mano.

Cada una de las tres habitaciones de la Casa tiene su propia personalidad, descubre arcos de ladrillo cocido, paredes enteras de piedra encajadas unas en otras, muebles de madera, de forja, que nos transportan a otras épocas, otras maneras de entender la vida.

Y la estancia estrella, donde pasarás más tiempo, el salón comedor, con su gran mesa de madera y sus sillas de enea, y su sofá desde dónde poder ver el fuego en la chimenea de leña, la televisión, una película en el DVD o jugar a algún juego de mesa.

Siéntate en su porche, contempla el paisaje y disfruta del silencio, del sonido de las aves, de la visión de la luz a través de las hojas de los árboles y simplemente deja que el tiempo pase.