Poco menos de 3 km. son los que separan la Casa Rural de San Vicente de Alcántara, esta localidad es tan bien conocida como la Ciudad del Corcho, ya que la mayoría de la transformación de esta materia prima a nivel nacional, se realiza en el gran número de fabricas con las que cuenta la localidad.

Los monumentos con los que cuenta la localidad son, la Iglesia de San Vicente Mártir, que data de la mitad del s. XVIII con características típicamente barrocas. También cuenta con la Ermita de Santa Ana, del S.XVIII, declara bien de interés cultural, en su interior cuenta con pinturas en sus bóvedas. Y que hoy en día dedicada a cuestiones más laicas como son albergar exposiciones de arte y dar cabida a conciertos corales. Podemos acercarnos a visitar la actual casa de la cultura, un antiguo convento de franciscanas restaurado que cuenta con grandes arcos de medio punto y un gran claustro. Y subir a ver la Ermita de la Virgen de Fátima, dedicada al culto de esta virgen y desde donde podemos ver una magnífica vista panorámica del pueblo.

Si visitas San Vicente de Alcántara no hay que dejar de visitar el Centro de Interpretación de la Naturaleza, donde poder conocer la fauna y flora de la Sierra de San Pedro, conocer el vuelo de las aves y a estas mismas con todo lujo de detalles, obtener información sobre rutas en la Sierra y aprender como se hace la transformación del corcho. Desde el coche podemos ver las numerosas fábricas de corcho donde tiene lugar esta transformación.

Y por último con el coche, por el camino de Piedrabuena, ir al observatorio de aves acuáticas del Río Albarragena, y en el camino contemplar la dehesas en todo su esplendor. Pero lo más sorprendente, descubrir entre la encinas el Castillo de Piedrabuena, del s.XII y que ha jugado un papel muy importante en la historia de la frontera con Portugal, sirviendo de lugar de reunión para ambas partes. Es privado, así que tendremos que verlo por fuera y contemplar su admirable belleza.